24 feb. 2010

WAGNER. BORRANDO CLICHÉS


Soy Wagneriano hasta la médula. A Wagner me lo chuto en vena en cantidades industriales. Sobredosis diaria de wagnerina pura.
No pretendo comer el coco a nadie ni convencerle para que, sin entrenamiento previo, se meta "pal cuerpo" un "Tristan" o unos "Maestros". Lo que intento con esta entrada es lavar la imagen que Wagner tiene entre el gran público.
Cuando hablando con alguien sale el tema de la música y declaro mi dependencia, la inmensa mayoría de la gente se declara melómana, que le gusta la música clásica, pero de Wagner suelen decir "me parece, no sé, como muy fuerte...". Como muy fuerte, como muy fuerte... ¡No han escuchado a Wagner en su puta vida!. Lo único que saben de Wagner es que era el compositor favorito de Hitler, y con eso les basta para encasillar su música como estruendosa, marcial, fanfárrica o yo qué sé. Para colmo de males viene el judío de Woody Allen -juro que lo poco que he visto de él no me ha gustado nada, y no ha sido por no haberlo intentado- acuñando una frase en una de sus películas.

"No puedo escuchar mucho a Wagner porque enseguida me entran ganas de invadir Polonia." (Manhattan murder mystery, 1993)

¡Gilipollas!.

Luego viene Coppola y mete la Cabalgata de las walkirias en la celebérrima secuencia de los helicópteros. ¿Para qué queremos más?.
No he podido contrastarlo con otros wagnerianos, pero pienso que si Wagner no hubiera escrito jamás esa página de "La Walkyria", para mí seguiría siendo el mismo.
A los Wagnerianos nos gusta Wagner por su concepción de "arte total". Es un concepto un poco difícil de explicar en una entrada rápida, pero viene a ser que sus obras son un compendio, una amalgama completa de varias artes escénicas. Escenografía, poema, música, interpretación, una especial acústica, y sobre todo creo que la iluminación. Las posibilidades técnicas actuales hubieran fascinado a Wagner.
Sabed que Wagner ha sido el único compositor de operas (en su caso se vienen a llamar dramas escénicos) que escribía la música y el poema, lo que se entiende por libreto. El texto adquiere la máxima importancia en Wagner, tanto es así que "los maestros cantores de Nuremberg" se podrá representar como obra de teatro, sin música.
No os meto mas caña. Tan solo escuchad este vídeo y decidme si os dan ganas de invadir Polonia o por el contrario lo encontrais deliciosamente delicado y sublime.
Ya sabéis. Importa tanto el texto como la música.



Parsifal
¡Mi primera misión, así la ejecuto!:
(Se inclina sobre Kundry, que está arrodillada, y le echa agua por encima)
¡Recibe este bautismo,y cree en tu Redentor!
(Kundry cae al suelo, y llora. Parsifal se gira hacia la pradera y la mira con una mirada llena de ternura)
¡Qué hermosa me parece ahora la pradera!
¡He visto flores maravillosas,
que me llegaban hasta la cabeza,
y en cambio nunca había visto unas hojas tan dóciles,y tiernas,unos capullos y unas flores como éstas
que tan sólo con su dulce aroma perfuman el aire
y me hablan con tanto amor.

Gurnemanz
Es el encanto del Viernes Santo, mi Señor

Parsifal
¡Ay! ¡El día de los más grandes dolores!
¡Creo que todo lo que florece,
todo lo que respira, que vive y sigue viviendo,
no debería lamentarse y llorar!

Gurnemanz
Pero mirad, no es así.
Son las lágrimas de arrepentimiento del pecador,
lo que hoy, en forma de rocío divino
salpica la pradera de flores:por eso se alegran.
Así es cómo todas las criaturas celebran
ver la hermosa huella de su Salvador,
y le ofrecen sus plegarias.
No lo ven en la cruz:lo ven entre la humanidad redimida
la humanidad liberada del peso del pecado
gracias al amor puro y a la ofrenda de salvación de Dios.
Las hojas y las flores de la pradera así lo señalan;
¡hoy, ningún hombre caminará sobre ellas,
e igual que Dios, de gracia divina,se apiadó del hombre y cargó con su sufrimiento,
así el hombre hoy caminará,con cuidado sobre ellas.
Todas las criaturas dan las gracias,
todo lo que ahora florece y pronto ha de morir,
pues la naturaleza redimida vive hoy,en este día de inocencia.
(Kundry ha levantado la cabeza y mira a Parsifal con calma)


Parsifal
Vi marchitarse a aquellas que hace tiempo se rieron de mí:
¿desean ahora su salvación?
Tus lágrimas también son un bendito rocío:
¡Lloras! ¡Pero, mira! ¡La pradera sonríe!
(Le besa en la frente. Se oyen campanas a lo lejos)
Wagner está prohibido en Israel.

1 comentario:

Soldado Vikingo dijo...

No estoy muy acostumbrado a esta musica, pero he escuchado 3 minutos y medio y no tengo ninguna intención personal de invadir Polonia.