7 ene. 2011

VERÍDICO

Antes de empezar con lo que tengo en mente contaros, quiero desearos a todos vosotros, que venís por este humilde espacio, un 2011 de grandeza de espíritu .

Lo que os voy a contar es una anécdota reciente.
Mi mujer es vasca y tiene toda su familia en Vascongadas, por lo que nos hemos desplazado allí para pasar la Noche vieja y Año nuevo. Como mi suegro anda con la salud un tanto quebrantada y está hospitalizado desde hace algunas semanas, decidí ofrecerme a estar con él en Noche vieja. Así mi mujer podría estar con nuestros hijos y su familia.

A las doce de la noche, con la tele de la habitación encendida pero con el sonido al mínimo, vi las campanadas mientras que mi suegro y su compañero de habitación dormían un profundo sueño.
Toda la noche fue un trasiego de enfermeras que entraban y salían de la habitación para los oportunos cuidados del enfermo.
Ya por la mañana, dos enfermeras que acababan de entrar en turno entran muy garbosas ellas y saludan alegremente con un "Buenos días!...¡Feliz Año Nuevooooo!.
A mí, que me va la guasa, contesto con gesto contrariado desde mi butaca:
- ¿Feliz año nuevo?. ¿FELIZ AÑO NUEVO?. ¿Qué pasa, que no le han avisado a usted? ¿O qué?
- ¡No!. ¿De qué me tenían que haber avisado?.

- Pues de que yo soy...musulmán y yo no tengo que aguantar todo el día vuestro feliz año nuevo de los cojones de vuestro ridículo y falso calendario. Es una falta de respeto la que tienen ustedes que ya ofende...
La enfermera, se quedó petrificada y no atinó más que a balbucear un perdón que no escuchó ni el cuello de su camisa.
- La próxima enfermera que venga con un "feliz año nuevo" la denuncio por acoso a la libertad religiosa.
Acto seguido, y justo cuando iba a desvelar que todo era una broma, me suena el teléfono móvil y la cosa quedó ahí.

La moraleja de este episodio es que, en condiciones sociales normales, la respuesta de la enfermera hubiera sido de un "Perdone usted, pero aquí nos regimos por el calendario cristiano y si no le gusta se aguanta y punto". Pero no. La pobre mujer se mordió la lengua y agachó la cabeza porque sabe que la situación podía ser perfectamente real y tal como está el tema con los moros de ánimos subidos, le podía caer una denuncia y jugarse el puesto de trabajo.
Esto no son especulaciones mías, es la respuesta que me dió la enfermera cuando pude ir a disculparme.


4 comentarios:

Serk dijo...

Pues con la bromita se vio la realidad. En muy pocas ocasiones somos capaces de reaccionar como deberíamos (por cierto, menuda bromita más currada jijiji).

¡Feliz Año Nuevo! ¡Salud y Patria!
Seguiremos atentos a este blog, un año más (:

iskander dijo...

Un poco cabroncete sí eres....seguramente a la chica se le atragantaron las uvas. De todas formas no deja de ser curiosos ese silencio de "respeto" cuando alguien se declara o islamista o judío. Es como un pasaporte a la inmunidad.
Mira, voy a meter un turbante en la guantera del coche y si me paran me niego a soplar porque mi religión me prohibe beber alcohol y dudarlo es una ofensa.

Soldado Vikingo dijo...

¡Feliz Año Nuevo!.
Te pasaste un poco con lo de la broma, pero la actitud de la enfermera demuestra como están las cosas.
Iskander, tu idea es cojonuda, la tendré en cuenta, jejeje...

qbit dijo...

Falta la segunda parte de la historia.

¿La preguntaste a quién vota? ¿O es que su situación no es suficiente para animarla a votar a un partido patriota? Entonces, que se joda, por borrega. No ha comido todavía suficiente mierda.

Que ya basta de tanto quejarse y no mover un puto dedo. Ya basta de esperar a que vengan los demás a solucionarles los problemas en los que ellos se han metido, con su borreguismo, con sus votos, con su pasividad y conformismo.